Javier Toyo: “Teníamos jugadores muy calidosos”

21/05/2020

La historia de la octava estrella según la relata Javier Toyo bien puede ser llevada a la gran pantalla y tendría un éxito garantizado en taquilla. Tras haber jugado un primer partido en circunstancias extrañas y la preparación de la revancha entre dificultades, el partido de vuelta, reñido como toda final, se resolvió en la segunda mitad con la consecución de tres golazos y su respectiva celebración, para tener un final feliz.

 

“En el partido de ida jugado en Maracaibo, tuvieron que habernos echado en el almuerzo una sustancia extraña en el jugo o en la sopa, porque seguidamente  nos causó un sueño tremendo al punto que tuvieron que llegar hasta las habitaciones a tocarnos las puertas porque ni por teléfono nos despertaban. Durante el partido nos sentimos adormecidos, luego del mismo comenzamos a hablar y coincidíamos en que teníamos los mismos síntomas, que teníamos un sueño profundo y que algo nos habían echado. No hicimos una acusación formal porque no teníamos pruebas pero lógicamente concluimos que algo raro ingerimos en la sopa o en el jugo”, relató Toyo en referencia al partido jugado en Maracaibo y que finalizó 1-1, con goles de Cristián Cásseres por el Maracaibo y José Manuel Rey por Caracas.

 

“Era obvio que algo nos habían echado porque nosotros nunca dormíamos tanto antes de los partidos. Durante el calentamiento estuvimos sin ánimo y con desgano. Era extraño, pero afortunadamente sacamos un uno a uno. Cuando nos trasladamos a Caracas teníamos esa rabia de que nos habían querido jugar sucio, pero igual alcanzamos el objetivo final”, remarcó el portero.

 

Las dificultades no quedaron en el posible somnífero injerido en Maracaibo. “Durante la semana un grupo de jugadores recibimos amenazas de algunos fanáticos de Maracaibo. Nos llamaban a insultarnos, amedrentarnos y decirnos cosas que luego no repercutió en el resultado porque teníamos una mentalidad y un objetivo claro que era levantar la copa, el cual logramos y finalmente no pasó nada”, recordó Toyo, quien con el club ganó seis Torneos Aperturas, seis Clausuras y dos Copas Venezuela para ocho estrellas en total.

 

“Incluso el presidente del equipo también fue amenazado e hicimos reuniones durante la semana en la que nos hicimos fuertes como grupo. Aparte que teníamos un gran equipo, somos jugadores profesionales que estábamos mentalizados, enfocados y nada de eso nos perjudicó”, agregó.

 

La vuelta. Con el empate a cero el Caracas lograba el campeonato pero es bien sabido que los equipos de Noel Sanvicente jamás han especulado en la cancha y menos buscando un empate. La primera parte fue bastante reñida, puesto que el “bicolor” tenía jugadores de mucha calidad y un ataque de cuidado, como Cristián Casseres, Giancarlo Maldonado y Guillermo Beraza, quien fue su goleador en la campaña.

 

“No podíamos cometer el más mínimo error porque ellos con un gol quedaban campeones. Sabíamos que se iban a venir con todo, por eso estábamos concentrados, cuidábamos cada pase, cada detallito dentro de la cancha para evitar cualquier tipo de distracciones, muy concentrados en lo que teníamos que hacer y en las indicaciones de Chita. Afortunadamente tuvimos la madurez suficiente para ganarlo”, explicó Toyo.

 

Los goles comenzaron a llegar en la última quinta fracción del encuentro. Fue a los 73 minutos cuando Wilson Carpintero remató de cabeza para el estallido de la fanaticada capitalina. Esto obligó al Maracaibo a subir las líneas y arriesgar para encontrar un empate que mandara la final a una definición por penales, lo que provocó cuatro minutos más tarde una pérdida de balón de Vicente Suanno que aprovechó Jorge Casanova, éste se la tocó a Alejandro Guerra y Guerrita con un pase largo dejó al colombiano Carpintero mano a mano con Gilberto Angelucci quien quedó regado en el césped con un regate del delantero hacia su izquierda.

 

Caracas ganaba y era campeón, pero sin dudas el tercer tanto fue la estocada definitiva para que la octava estrella se cosiera en el escudo en la temporada 2005-2006. “El tercer gol fue lapidario. Recuerdo que se dio casi al finalizar el partido (m.87’), Guerra se la levantó a Angelucci y firmó una joya de gol. Todos los jugadores salieron a celebrarlo y yo también arranqué corriendo para abrazarme con mis compañeros en el otro arco; justo cuando pasaba por el frente de la banca de nosotros Chita trató de agarrarme diciéndome ‘coño van a sacar de la mitad’ y le respondí que no importaba que ya éramos campeones”, soltó Toyo entre risas.

 

“Al escuchar el pitazo final la gente se lanzó a la cancha. Recuerdo una euforia tremenda entre nosotros porque hubo mucho desahogo por lo que habíamos vivido durante la semana, entre las presiones y las amenazas. Concentramos desde dos días antes y la verdad el Brigido para nosotros era un fortín, se veía pequeño pero por las dimensiones nos beneficiaba en el juego que teníamos, aprovechábamos mucho las bandas”, rememoró Toyo, quien además resaltó que por más que se veía pequeño el Brigido Iriarte el apoyo de la fanaticada era especial por lo cercano que se sentía el aficionado al campo de juego.

 

“En aquel equipo existía muchísima variedad en el juego porque teníamos jugadores muy técnicos, muy calidosos. Esa brillantez era la que nos permitía tener variantes para salir jugando. Además nos destacamos mucho en pelota parada, que fue como se abrió aquel partido con el tiro de esquina cobrado por el “Zurdo” Rojas y el cabezazo de Carpintero. El profe Sanvicente sabía explotar ese recurso porque en alguna jugada así se resolvían los partidos cuando los equipos se metían atrás. (Rodolfo) Paladini también se inventaba jueguitos de pelota parada porque eran bastante dinámicos los entrenamientos y le sacaban bastante provecho al jugador. Chita te exprimía al máximo, pero sin dudas eso fue una de las claves para que se lograra ese título también”, comentó Toyo.

 

Un orgullo“Siento que aporté mi granito de arena para lo que es el Caracas FC hoy, una gran marca por la que cualquiera se siente identificado, como todos los que pertenecíamos en esa época a la institución. Nos sentíamos identificados con el equipo porque además era el club que nos mantenía el pago al día y tengo entendido que aún lo hacen, nos ayudaba con préstamos para alcanzar metas personales o cosas materiales y eso hacía que el jugador se sintiese apoyado, comprometido con la organización, y por demás que uno se sintiese cómodo allí”, concluyó el arquero de 41 años que aún se mantiene vigente y que en la pasada edición de Copa Venezuela le impidió varios goles al Caracas al defender la camiseta de Yaracuy FC.

 

ALINEACIÓN DEL CARACAS FÚTBOL CLUB VS. U.A.M. | FINAL (VUELTA) | 21 DE MAYO DE 2006 

Javier Toyo; Daniel Godoy, Oswaldo Vizcarrondo, Jose Manuel Rey, Andres Rouga; Edder Pérez, Weymar Olivares, Jorge Rojas (Giovanny Pérez 86'), César E. Gonzalez (Jorge Casanova 65'), Alejandro Guerra (Ronald Vargas 89'); Wilson Carpintero | DT: Noel Sanvicente.

 DATOS: DAVID DE PASCUALE.

Próximos Partidos