Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

A Bryant Ortega (28-02-2003) le colocaron ese nombre porque sus padres admiraban mucho al jugador de baloncesto Kobe Bryant, pero entre los primeros regalos que recibió en su niñez, su madre Jazmira Carmona le obsequió un bate y un guante con el objetivo de que fuese beisbolista; siempre los dejó tirados en casa porque desde los tres años quiso imitar a sus hermanos y darle patadas a un balón de fútbol, justo en la canchita que se encuentra frente a su casa en La Silsa, Propatria.

Desde pequeño observé a mis hermanos mayores (Wilberson Castro hoy de 30 años y Anthony Castro de 26) jugar al fútbol y me llevaron a la cancha a jugar con ellos. Allí me agarró un equipo de fútbol sala llamado Unión Libertador y fui creciendo con ese equipo hasta que un compañero que tuve allí me comentó que el Caracas FC haría pruebas en búsqueda de nuevos talentos, las hice y gracias a Dios quedé”, comentó de primera Bryant Ortega.

A mis hermanos les gustaba mucho jugar al fútbol pero no llegaron a jugarlo como yo, por eso desde hace varios años me apoyan bastante y quieren que tenga la carrera que ellos no tuvieron la oportunidad de desarrollar”, explicó “Orteguita”, como cariñosamente es conocido entre sus compañeros y entrenadores.

En el equipo de fútbol sala Unión Libertador estuvo hasta los 14 años, por lo que los últimos tres los compartió con su actividad en las categorías menores del Caracas FC, a las que llegó en el año 2014.

Entre las diferencias entre una modalidad y otra, Ortega considera que “en el fútbol sala hay que pensar rápido y tocar de primera, tomar buenas decisiones, utilizar mucho la técnica y el juego colectivo. Hay que ser habilidoso pero siempre pensando en jugar con los compañeros, porque es difícil sacarse jugadores en fútbol sala”.

¿Qué le costó cuando trasladó su juego a una cancha de 100 metros de largo? “Me costó adaptarme a la técnica del balón porque es diferente. En fútbol sala se pisa y aquí hay que recibirla con el borde externo. Con respecto al cansancio no me pegó tanto porque uno en el fútbol sala realiza un sube y baja rápido, por lo que la intensidad es constante siempre”.

Bryant Ortega cuando llegó a la sub-12 del Caracas comenzó de delantero, pero por sus características lo reconvirtieron en un volante de contención. Fue el profesor Luis Mendoza, quien hoy trabaja con la sub-19 de Metropolitanos, quien decidió que Orteguita se quedara con los “Rojos del Ávila”.

Desde entonces ha sido dirigido por varios entrenadores en los “Rojos del Ávila”, entre ellos el ya mencionado Mendoza, Karla Guevara, Henry Vásquez y quien lo dirige hoy en la sub-17 José Bello. “Cuando me tocó jugar en la sub-16 decidieron no ficharme por mi baja estatura, pero a pesar de eso seguí trabajando duro en el club para demostrar que eso no lo era todo, hasta que quedé este año con el profe Bello y se me dieron las cosas”, resaltó.

¿Cómo se define en la cancha? “Como un jugador que piensa rápido, de mucha técnica y que trata de jugar a uno o dos toques. Me gusta divertirme y ganar. Soy el cinco que le da salida al equipo porque me posiciono un poquitico más atrás de Jean Torres”, explicó.

El presente. Ortega es tranquilo y pausado para conversar. Al ser abordado por sus pasatiempos lejos del rectángulo de juego comentó que lo que más le agrada es pasar tiempo con su familia. Fue uno de sus tíos, Carlos Ortega, quien lo llevó por primera vez al estadio Olímpico de la UCV a observar un juego del Caracas FC. “Antes de ese día no era hincha del equipo, pero una vez que vi el ambiente me di cuenta que la pasión era diferente”, señaló.

El habilidoso volante confiesa que lo más complicado a lo largo de la temporada ha sido mantenerse jugando bien todo el año. “Todos quieren jugar y todos quieren ser titulares en este equipo, por lo que uno nunca debe bajar el ritmo y el nivel competitivo”, comentó.

Para el dueño de la camiseta número ocho de la sub-17, el momento más crítico fue el entretiempo del partido de vuelta por los cuartos de final ante Monagas en Cocodrilos, debido a que la llave estaba abajo por 2-3 y luego de 45 minutos jugados en Cocodrilos no se había podido abrir el marcador.

Estábamos perdiendo 3-2 y por eso nos encontrábamos muy nerviosos porque no queríamos quedar afuera. Hacíamos las cosas bien en la cancha pero no se nos daban los goles, por lo que la ansiedad aumentaba con el correr de los minutos hasta que cayó el primero y luego se dieron los demás”, recordó Ortega. El partido finalizó por 5-0 favorable a los capitalinos.

¿Qué le pide el profesor José Bello? “Que juegue sencillo, que tenga personalidad para llevar el balón y me desenvuelva en el campo sin ningún tipo de temor”.

Este sábado a las 11 de la mañana se disputará la vuelta de las semifinales ante Mineros de Guayana. La ida fue un partido complicado que finalizó 4-4, por lo que durante toda la semana han estado preparando el partido con gran intensidad para asegurar la clasificación a la final que se jugará con el ganador entre Zamora FC y Deportivo Lara. De anotar un gol ese día comentó que se lo dedicará a su novia Jorlyber Hernández, con quien cumplirá este sábado ocho meses de noviazgo.

La voz del técnico. Para el director técnico de la sub-17, José Bello, Bryant Ortega es un jugador “inteligente e integral tanto para las labores defensivas como las ofensivas. Maneja los hilos del partido, sabe cuando tiene que romper o cuando tiene que jugar a uno o dos toques y dentro de este equipo es una pieza fundamental porque nos da muchísimo equilibrio”.

“Sabe posicionarse cuando nos atacan entre los centrales, y además cumple lo que se le pide en la cancha, por lo que considero es un jugador de muchísima proyección en el club”, agregó.

¿Qué debe mejorar? “Su parte física. Por su posición debería ganar algunos kilos. En eso está trabajando el club suministrándole las proteínas y vitaminas necesarias para que vaya aumentando de kilos, pero es un jugador que más temprano que tarde estará en la órbita del primer equipo por sus características”, concluyó el entrenador.


recertification
fork lift recertification
forklift recertification