Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
Cortesía Prensa Zamora FC

Edwin López es fiel ejemplo del jugador que nunca se da por vencido. En 29 partidos que ha disputado el equipo en el campeonato, el defensor solo jugó 383 minutos en cinco encuentros (cuatro de titular), pero más del 50% de esos minutos (203 específicamente) los ha disputado en la liguilla (tres partidos), la etapa más trascendental del torneo.

El tiempo de Dios es perfecto y a pesar de que no me dieron la oportunidad en su momento yo seguí trabajando con la misma disposición siempre. Me preparaba igual porque los profes me decían que tuviese paciencia y que la oportunidad ya iba a llegar; efectivamente llegó y ahora que la tengo no quiero desaprovecharla más”, comentó López, quien disputó los 90 minutos de la ida de la final ante Zamora el pasado sábado.

Ciertamente se me complicó algunos días (en lo anímico), porque venía de jugar bastante en temporadas anteriores; no lo niego, me cayó mal pero lo tomé con madurez, creí en mí y supe que en cualquier momento volvería a tener la oportunidad”, agregó el defensor cumanés de 19 años de edad.

La final. López fue de los jugadores más efectivos en el partido de ida jugado en Barinas el pasado sábado. Supo contrarrestar la velocidad de los volantes del Zamora posicionándose bien en el terreno de juego.

Principalmente no les daba la raya porque en el estudio que hicimos en la semana sabíamos que eran rápidos y esa fue la indicación que me dieron, que no les diese la raya. Una de sus fortalezas era echarla larga y luego buscar el centro, por lo que yo no debía salir tanto y dejar que se metieran en el área”, explicó.

Considera que la cancha y la alta humedad les pudo haber afectado como grupo, pero al mismo tiempo cree que Zamora tendrá dificultades cuando les toque jugar a las 3:30 de la tarde en el césped sintético de Cocodrilos Sport Park. “Cuando vengan acá se les va a complicar un poco, los espacios se van a reducir y probablemente también la altura les va a pegar”, resaltó.

Sobre lo positivo, López destacó que estuvieron muy compactos, “nos respaldábamos mucho porque sabíamos a lo que nos enfrentábamos. Eso se tiene que repetir, me parece que esa es la llave del éxito para quedar campeón”.

¿Qué no debe repetirse con respecto al juego de la ida? “Tenemos que complementar el desgaste. A veces nos separábamos mucho y algunos corrían más que otros, por lo que siempre tenemos que estar compactos. Después de este sábado no habrán más noventa minutos, tendremos que jugárnosla todas, la que salga y la que no; ciertamente quedó en evidencia que uno solo por momentos era el que presionaba y no lo acompañábamos aunque era por el desgaste de la cancha y el rival”, concluyó.

Cortesía Prensa Zamora FC

Wilbert Hernández emergió como figura indiscutible en el empate a cero entre Caracas Fútbol Club y Zamora Fútbol Club por el partido de ida de la gran final del Torneo Reserva 2019. En la última acción del encuentro la jueza principal decretó penal favorable al conjunto local, el cual fue cobrado por Romeri Villamizar y al hacerlo el arquero capitalino se lanzó hacia su costado derecho para retener la pelota sin dar ningún tipo de rebote.

La parada de Wilbert cerró de gran manera un partido que tuvo como constante mucha lucha en el medio sector y múltiples ocasiones de gol, sobretodo de parte del Caracas; porque si bien es cierto Zamora tuvo el penal, también Villamizar pegó una pelota en el poste al cobrar un tiro libre en la agonía de la primera mitad, pero el “Rojo” tuvo múltiples ocasiones que desafortunadamente le costó concretar.

De entrada a los seis minutos Luis González colgó una pelota en el área que Santiago Rodríguez lamentablemente no pudo alcanzar rematar. Al minuto siguiente, Enmanuel Moreno disparó cruzado de forma potente y rasante, pero el arquero con la punta de sus dedos la desvió al tiro de esquina.

A los 12 minutos nuevamente apareció Moreno por la derecha, eludió a su marcador y se escapó con pelota dominada hasta mandar el centro que fue rematado por encima del arco por Santiago Rodríguez. Tres minutos más tarde Francisco Tellería probó de larga distancia pero la pelota pasó por un costado del poste. A los 20 minutos fue Manuel Molina quien también probó de larga distancia pero el balón tomó mucho vuelo.

El partido se concentró en el medio sector. Si bien es cierto por varias fases del encuentro el local pasó a tener más tiempo la pelota, no creó verdadero peligro al arco defendido por Wilbert Hernández. En cambio Caracas insistió con Santiago Rodríguez a los 35 minutos pero al ingresar al área volvió a patear por encima, mientras que un minuto más tarde José Lovera ingresó por derecha en el área y al patear de forma cruzada la pelota se perdió por raya final.

En la segunda mitad Zamora se asentó más sobre la cancha. Se mostró un poco más ordenado con respecto a la primera parte, pero solo los disparos de larga distancia incomodaron al pórtico avileño. Como a los 47 minutos, con un disparo de Rodolfo Marcano que terminó por encima del travesaño.

Caracas respondió a los 58 con una jugada que inició José Lovera, éste se la cedió en corto por la izquierda a Moreno y el delantero probó pero la pelota se fue desviada por raya final. Moreno tres minutos más tarde probó de tiro libre al borde del área pero también finalizó por raya final.

La última ocasión para el Caracas la protagonizaron nuevamente Enmanuel Moreno y Santiago Rodríguez. El delantero se fue con balón dominado por el medio, se la cedió a su derecha a Rodríguez y éste pateó con potencia pero el arquero Luis Cornejo rechazó hacia un costado para erigirse en la figura de su equipo.

El desenlace del partido pudo haber marcado la final. Una mano dudosa de Mayker Gómez fue decretada como penal por la asistente quien corrió hacia el área para sentenciar la infracción, pero Wilbert demostró una vez más porque ha sido convocado por el seleccionador nacional José Hernández a la Vinotinto sub-20. Intuición, seguridad y confianza infinita para detener el penal.

El partido de vuelta de la final se disputará el próximo sábado en Cocodrilos Sport Park a las 3:30 de la tarde, encuentro en el que Caracas necesitará vencer para titularse campeón, puesto que otro empate a cero definiría la serie desde los penales, mientras que un empate a goles favorecería al visitante.

FICHA TÉCNICA:

ZAMORA FÚTBOL CLUB (0): Luis Cornejo; Marcel Guaramato, Moisés Henríquez, Antony Trujillo, Cleiderman Osorio, Edixon Mena (Enderson Abreu 81’), Rodolfo Marcano (Roalex Molina 82’), Romeri Villamizar, Maikol Quintero, Andrés Benítez (Sergio Sulbarán 46’) y Richard Figueroa. DT: Luis Terán.

CARACAS FÚTBOL CLUB (0): Wilbert Hernández; Edwin López, Mayker Rivas, Adrián Gomes, Víctor Monsalve; Manuel Molina (Jhonney Duarte 76’), Francisco Tellería (Gabriel Miranda 56’), José Lovera, Luis González (Freiner Durán 81’), Santiago Rodríguez; Enmanuel Moreno. DT: Jorge López.

GOLES: No hubo

AMONESTADOS: Maikol Quintero 69’ (ZAM). Víctor Monsalve 45+1’ y Enmanuel Moreno 90+3’ (CFC).

EXPULSADOS: No hubo.

ÁRBITRO PRINCIPAL: María Eugenia Herran.

ESTADIO: Agustín Tovar de Barinas.

Desde que comenzó el Torneo Reserva en el mes de abril, Caracas FC ha utilizado en 28 partidos hasta 40 jugadores de distintas categorías. Todos han aportado un granito de arena para que el equipo pueda disputar la final desde este próximo sábado ante Zamora FC en Barinas, pero algunos han surgido como figuras emergentes en la liguilla final del campeonato.

Es el caso del defensor central Mayker Rivas, quien a pesar de no haber tenido minutos en el Clausura, ha sido pieza fundamental en la liguilla, al haber disputado los dos partidos de vuelta de ambas llaves, entendiéndose en la zaga de gran manera con Diego Castillo ante Metropolitanos en los cuartos de final y Adrián Gomes ante Atlético Venezuela en las semifinales.

Antes que nada debo darle gracias a Dios, porque sé que estuve desesperado en un momento en el campeonato para que me llegara esta oportunidad. Nunca pensé que me iba a llegar en esta instancia del torneo pero me tocó y para eso me estuve preparando”, comentó de entrada el espigado defensor.

Lo que más me costó al principio más allá de agarrar el ritmo de juego fue tomar la confianza con el equipo, porque si acaso jugué un partido en el Apertura (en el empate a uno como visitante ante Monagas) y nada en el Clausura; eso fue lo que más me costó, porque más allá de que entreno todos los días con el grupo nunca será igual a tener ritmo de competencia, los partidos son otra historia completamente distinta”, agregó.

Rivas llegó al Caracas en junio de 2018 proveniente de San Félix, estado Bolívar. Jugaba en la tercera división con Chico de Guayana, hasta que el actual entrenador de la sub-17, José Bello, lo observó y lo trajo para los “Rojos del Ávila”.

En los dos partidos de la liguilla fue imposible que los rivales le ganasen por arriba, mientras que por abajo despejó cualquier balón que intentó caer en el área, rendimiento que le valió para ganarse la convocatoria con la primera división en la última jornada del Torneo Clausura ante Llaneros de Guanare.

Se lo debo a la constancia del trabajo cada día. La intensidad y el interés que uno le coloque en cada trabajo. Uno debe estar motivado para mejorar en cada sesión de entrenamiento y por eso también debo agradecer el trabajo de mis compañeros, que sin el trabajo grupal no hubiésemos llegado a una final”, explicó Rivas.

La final. En una instancia tan decisiva como la final existen prioridades que todo jugador debe manejar. “Principalmente uno debe saber ordenar al equipo, posicionarse bien en la cancha, nunca adivinar al rival porque te pueden ganar las espaldas  y estar bien posicionados a la hora de los lanzamientos frontales o diagonales”, resaltó.

¿Cómo se gana el partido? “Nuestro objetivo es dejar el arco en cero, para llegar con la ventaja al sábado 30 cuando se juegue la vuelta en nuestra casa, y que también los compañeros en ataque puedan aprovechar los espacios que nos pueda dejar el rival”, concluyó.

Este sábado 23 de noviembre la reserva del Caracas FC visitará a su par del Zamora FC en lo que será la ida de la gran final del campeonato de equipos filiales en Venezuela. Los “Rojos del Ávila” demostraron a lo largo del año ser un equipo bastante completo, y más allá de que durante la temporada muchos fueron los jugadores utilizados (40 en total), la regularidad del equipo casi nunca se vio afectada.

Desde que comenzó el año el once inicial ha sufrido muchas modificaciones, por las características de la categoría han subido jugadores a primera o nos refuerzan jugadores de la sub-19, pero desde el principio hemos sido competitivos”, comentó de inicio Francisco Tellería, volante de primera línea quien junto con Enmanuel Moreno, han disputado los cuatro partidos de la liguilla final.

Siempre hemos mantenido una intensidad increíble en todo momento, lo que se ha traducido en que cada quien haya aportado para llegar a este punto del campeonato. Ese fue uno de los fuertes de nosotros, que cada quien trabajó por su cuenta en función del colectivo y gracias a eso logramos un grupo fuerte, como una familia”, agregó Tellería, quien jugó 21 partidos en la temporada, de los cuales 19 fueron como titular.

De 21 años de edad, Francisco Tellería cumplió distintos roles a lo largo de la temporada. “Al principio estaba jugando más de cinco y me pedían que le diese salida al equipo. Después en el Clausura comenzamos a jugar con otro dibujo táctico, con un cinco fijo y dos mixtos con lo que me pidieron darle salida al equipo pero con más presencia de mi parte en el área contraria; afortunadamente se me han dado las cosas, hago lo que los profes me dicen y afortunadamente he conseguido en la liguilla un par de goles que han ayudado”, resaltó.

“Tenemos distintos tipos de dibujos tácticos bien instaurados en nuestro funcionamiento, tanto con un cinco y dos mixtos como con los dos volantes cinco, pero cuando jugamos de esa manera recibo más la pelota en el área del contrario y me queda más cerca del arco, más espacios hacia arriba, que era lo que no hacía antes cuando jugaba de primera lo más sencillo posible”, agregó.

La final. Sobre Zamora Tellería comentó “que son rápidos, con transiciones veloces, atacan con jugadores por fuera y también cuentan con futbolistas de experiencia que han tenido minutos en primera división”, comentó.

Considera que para sacar un buen resultado en la ida en Barinas, será fundamental no desesperarse y jugar con tranquilidad durante los 90 minutos. “Ese es uno de los aspectos en los que fallamos un poco en el año. Cuando tenemos un poco las cosas complicadas nos hemos desesperados por la ansiedad porque somos un equipo que también se desempeña con transiciones rápidas, allí tomamos decisiones erróneas y eso tenemos que evitarlo, tenemos que tomar decisiones correctas en el partido”, explicó Tellería.

¿Cómo se gana el partido? “Con actitud, peleando cada pelota como si fuese la última de la llave, porque con actitud positiva las cosas van a salir de la mejor manera para nosotros”, concluyó.

El partido de vuelta se disputará el próximo sábado 30 de noviembre en Cocodrilos Sport Park, en Caracas.

CONVOCATORIA: Wilbert Hernández, Pedro Porta, Edwin López, Diego Castillo, Jhonney Duarte, Victor Monsalve, Maiker Rivas, Adrian Gomes, Gabriel Cingari, Gabriel Miranda, Jhon Calero, Manuel Molina, Francisco Tellería, José Lovera, Freiner Durán, Luis González, Santiago Rodríguez y Enmanuel Moreno.

ZAMORA FC VS. CARACAS FC | PARTIDO DE IDA DE LA FINAL DEL TORNEO RESERVA

SÁBADO 23 DE NOVIEMBRE DE 2019 | ESTADIO AGUSTÍN TOVAR, LA CAROLINA. BARINAS

Pudo haber desarrollado una carrera como beisbolista, disciplina que practicó desde los cuatro hasta los 13 años de edad, pero haber nacido en Turen, estado Portuguesa, lo predestinaba a ser portero como lo fue en su momento Gilberto Angelucci y Rafael Romo, ambos arqueros históricos de la selección nacional de Venezuela.

En realidad nací en la ciudad de Acarigua, pero me críe y crecí en Turén” comentó Wilbert Hernández (02-03-2001), arquero de 18 años del Caracas Fútbol Club, quien se ha desempeñado en el equipo de la reserva del Caracas FC en el 2019 y recientemente ha formado parte del módulo de concentración de la Vinotinto sub-20 que dirige el entrenador José Hernández.

De niño no pensé que iba a jugar futbol profesional porque practicaba béisbol. Cuando decidí cambiar de deporte mi papá Gilbert Hernández me apoyó como lo ha hecho siempre a lo largo de mi carrera. En Turen el béisbol no se da. Siempre tenía que estar viajando a Acarigua y se me hacía complicado por el tema del pasaje y todo lo que eso implica, allí fue cuando le dije a mi papá que no seguiría en la pelota sino que me metería en el fútbol ya que tenía las facilidades en Turen. Fue Juan Carlos Pacheco, quien también se desempeñó como preparador de arqueros aquí en Caracas y en el Carabobo, quien desarrolló en mí las habilidades para desempeñarme en el pórtico; a él prácticamente le debo todo, fue él quien me ayudó y me trajo hasta acá”, recordó Hernández.

En el béisbol jugué short stop y a veces pichaba también, pero mi posición natural, en la que mejor me desempeñé fue como campocorto. Admiro mucho a Derek Jeter, para mí el mejor short stop que tuvo las Grandes Ligas; me gustaba su estilo de juego, lo imitaba al lanzarme de cabeza y atrapar un rolling”, comentó, con la diferencia que hoy no se lanza de cabeza para atrapar rollings, sino para desviar y tapar los disparos de los delanteros y volantes a quienes se enfrenta.

Ahora todos los días caigo con las costillas. Con el pasar de los días uno se va acostumbrando; cuando comencé de arquero si me costaba mucho, llegaba a mi casa con moretones cuando estaba aprendiendo porque no me sabía lanzar o caer al momento de lanzarme hacia los costados, siempre me llevaba mis golpes pero igual creía por dentro que eso valdría la pena”, rememoró.

Inicios. “Comencé como volante diez, posición en la que no me fue del todo bien. Por mis características físicas decidí ser arquero, sentí que me ayudaba mucho a la hora de llevarle el tiempo a una pelota, por lo que empecé mi carrera como arquero a los 15 años”, comentó.

Desde chamo Wilbert Hernández se caracterizó por ser un deportista nato. “Me gusta hacer de todo por hobby. En el colegio cuando jugábamos con otras escuelas siempre me llevaban para que jugase voleibol, de hecho una vez llegamos a representar al estado Portuguesa y cuando terminó ese torneo nacional me comunicaron que estaba preseleccionado para representar a Venezuela. Eso fue a los 13 años y no pude asistir porque me pedían que corriese con los gastos, por lo que se me hizo muy difícil en ese momento”, explicó.

Además del voleibol el otro deporte que practicó fue el baloncesto, disciplina que desarrolló con los amigos del barrio El Cambio, en Turén. “Era el más alto del grupo y lo hacía por diversión”, subrayó. “Me gusta mucho regresar a mi casa cuando me dan días libres acá en el club, que no son muchos (Risas), pero cuando me los dan aprovecho al máximo estar con mi familia y mis amigos; aunque con la situación del país ya casi todos se están yendo, lo que resulta bastante triste pues, pero igual sigo yendo a mi barrio para saludar a mis vecinos”, mencionó con cierta nostalgia.

¿Por qué Turén saca tan buenos arqueros? “Creo que ha sido el propio Juan Carlos Pacheco el encargado de sacar a todos esos grandes porteros de la zona, Gilberto Angelucci, Luis Romero, Rafa Romo y ahora estoy yo quien tengo que labrar mi camino”.

El debut. “Llegué al Caracas un primero de agosto del 2017 y prácticamente un año después tuve la oportunidad de debutar en primera división; fue el 21 de octubre un día muy especial para mí. Todo el barrio estuvo realmente feliz”, rememoró Hernández al mencionar su primer partido jugado ante Zamora en el Torneo Clausura 2018.

Yo no sabía ni siquiera que iba a debutar. Fue en un partido ante Zamora en el que estaba convocado como segundo portero y el titular era Eduardo Herrera. Al minuto seis le sacaron tarjeta roja y yo estaba sentado tranquilo en la banca y cuando observé que el árbitro lo había expulsado me paralicé. Al lado tenía a Jesús Alonso Chacón  y al otro lado tenía a Daniel Saggiomo, quien me dijo ‘Dale Wilbert que vas a entrar’ y yo estaba paralizado sin reaccionar; me comencé a amarrar los tacos, Michel (Cofrades, preparador de porteros del Caracas) se me acercó y de lo nervioso que estaba ni recordaba lo que me estaba diciendo. Lo único que recuerdo es que en ese momento iban a cobrar un tiro libre, entonces Michel me dijo que no me fuera a mover antes, que cuidara mi palo, fui a la raya con los nervios de punta y cuando entro me llamó Rubert Quijada, me dijo que él me daba toda su confianza, algo que repitió Juan David Muriel, con eso se me pasaron bastante los nervios y afortunadamente el partido terminó en un empate a dos, sentí que me fue muy bien en ese partido”, detalló.

Ya frente a Atlético Venezuela estaba mentalizado que el que iba a jugar era yo. Durante la semana el profe Chita me dio su confianza, me hablaba bastante y de verdad fue un partido muy importante porque representó la clasificación no solo a la liguilla de ese torneo sino también a Copa Libertadores del 2019”, agregó.

¿Qué arqueros sigues como modelos? “Me gusta mucho Keylor Navas y Ter Stegen por su juego con los pies. En el fútbol de hoy en día el arquero tiene más participación en las acciones ofensivas por el juego que tiene con los pies que en las defensivas, por eso pienso que siempre hay que estar atento, porque apenas te llegue una pelota hay que responder bien”.

Muy familiar. Tiene un hermano cinco años mayor que se encuentra viviendo en Chile llamado Gilbert Hernández, mientras que sus padres (Gilbert y Alfonsina) viven en Turén. “Se me hace complicado tener que comunicarme con mis seres queridos por videollamada. Eso me pone muy triste; a mi hermano en Chile y a mi mamá en Turen. Ella siempre me lo recuerda, me dice ‘ya mis dos hijos me dejaron sola y se empieza a reír, se lo toma todo a risa para no estar triste y nosotros tratamos de llamarla constantemente”, concluyó.

El presente. Wilbert Hernández es el arquero titular del equipo reserva del Caracas FC, el cual jugará el partido de ida de la final en Barinas ante Zamora FC. De los 28 partidos que se han disputado en el presente torneo, el portero de Turén ha salido en el once inicial en 22 ocasiones. Es de los que les gusta quedarse más tiempo en el gimnasio, un aspecto que algunos de sus compañeros admiran y otros lo consideran una exageración.

El cuerpo es tu principal herramienta de trabajo. Así te lo remarcan en el Caracas, uno es gerente de su cuerpo, por lo tanto si no te encuentras bien físicamente tampoco vas a estar bien en la cancha para lo que te exigen los entrenadores. Por eso me exijo un poco más de lo que hacemos en la cancha para tener buenas condiciones físicas y además me gusta estar en el gimnasio, hacer mis pesas, mis rutinas de potencia y busco siempre mejorar en lo que creo me hace falta”, expresó.

Hay gente que dice que estoy loco. Que me va a poner lento (el gimnasio) y yo los escucho pero no los tomo en cuenta; busco las opiniones de los que saben, trato de hacer mis transferencias y mis pesas atento a lo que digan los preparadores físicos, que puedo hacer esto o aquello. Acepto críticas constructivas más no lo que me critican porque me fajo en el gimnasio. Así como también hay otros compañeros que dicen admirar mi forma de trabajar en el gimnasio, algo que me motiva”, agregó.

La voz del técnico. “Wilbert nos llega por una recomendación de un preparador de porteros que estuvo acá en el Caracas, Juan Carlos Pacheco y a raíz de eso dijimos para tenerlo a prueba. Además de su talento observé una humildad y una madurez bastante interesante, sentí que existían muchas cualidades para explotarle a Wilbert, por lo que de una vez comenzó a sumar minutos en las categorías formativas que para nosotros es bastante importante”, recordó Michel Cofrades, preparador de porteros del primer equipo del Caracas FC.

Es extremadamente trabajador, si tuviese que hacer triple turno todos los días lo hace sin ningún problema. Eso en cuanto a su personalidad, porque en cuanto a sus cualidades como arquero es un portero que brinda seguridad al ser muy tranquilo, tiene muy buen juego con los pies y buen juego aéreo. Me estoy enfocando mucho en trabajar todo lo referente a la seguridad, seguridad lateral y seguridad frontal, que sea un poco más participativo en cuanto a ordenar al equipo en los partidos, que tenga más voz de mando y que asuma liderazgo, algo que lleva un proceso porque hay que entender el juego para ordenar y hablar con los compañeros en los partidos”, concluyó Cofrades.


recertification
fork lift recertification
forklift recertification