Pudo haberse desarrollado como beisbolista como lo soñó su padre, pero sus ganas de jugar con otra pelota distinta lo llevó a esconder su uniforme en el bolso y decir en más de una ocasión que se quedaba en casa de amigos haciendo la tarea. Hasta que fue descubierto, al señor Nelson García no le quedó otra opción que apoyarlo en su carrera como futbolista y desistir de su sueño de tener un hijo pelotero.

Así comenzó la relación del volante central Nelson García (15-02-2001) con el fútbol. Apenas tenía nueve años cuando la señora Nancy Betancourt, amiga de su madre Mara Guzmán, lo inscribió en la Escuela FC Cedeño en Caicara de Maturín, estado Monagas.

Estaba inscrito en una escuelita llamada FC Cedeño y me llevaba la ropa escondida en el bolso del colegio, para que mis padres no me vieran. Les decía que iba a hacer un trabajo en casa de algún compañero pero en realidad me iba a entrenar. Hasta que me descubrieron y mi papa me dijo que me tenía que decidir si por el fútbol o el béisbol”, recordó entre risas Nelson García.

De la escuela FC Cedeño pasó a la Escuela Mejía, para luego regresar a la Cedeño. “Fue allí cuando me trajo Edder Farías, por lo que estoy en el Caracas desde enero de 2017, cuando comencé a trabajar con la sub-16 que era dirigida por Jorge Piñero”, comentó.

Farías, quien fue delantero del Caracas FC por cinco temporadas (entre 2012 y 2017) y hoy se encuentra en el Junior de Barranquilla es su padrino de bautizo. Amigo de la familia, fue el ejemplo por el que se guío el joven Nelson García para hacerse futbolista.

A los 16 años tuve un sueño en el que me veía jugando con el Caracas. Cuando se lo conté a Edder éste me dijo para traerme, habló con mi papá y me trajo para acá; entrené con la primera una semana y quedé. Tuve el sueño y a la semana ya estaba jugando en el equipo”, rememoró emocionado el joven monaguense.

El presente. Nelson García jugó 747 minutos en nueve partidos disputados con la reserva, de los cuales en ocho fue titular. Arrancó en el once inicial ante Deportivo La Guaira el 8 de mayo por la cuarta jornada y desde entonces nunca dejó de estar en el once inicial, a excepción de un partido (Estudiantes de Caracas) en el que estuvo suspendido.

Fue a los 14 años cuando en la escuela FC Cedeño lo convirtieron en un cinco nato. Antes había jugado de extremo y delantero, pero García recuerda al profesor Carlos López como el entrenador que lo reconvirtió a esa posición.

¿Qué le pide esa posición?

Resistencia. Darle salida limpia al equipo y confianza a los jugadores que estén arriba, que sepan que tienen un cinco fijo que estará allí pendiente por si ellos la pierden”, subrayó.

Durante la temporada se entendió muy bien con Francisco Tellería, quien funge más como un ocho. “Yo me encargo de robar balones y él se para un poco más adelante”, explicó sobre el funcionamiento de ambos volantes en el equipo. El otro jugador con el que se entendió en la posición fue Anderson Contreras, a quien considera su mejor amigo desde que llegó a la institución y con quien compartió desde la sub-16 hasta en la sub-18, categoría en la que quedó campeón nacional.

Así como soñó hace unos años jugar en el Caracas y lo cumplió, hoy sueña con vestirse de Vinotinto en el futuro, por lo que espera ser tomado en cuenta cuando comiencen los módulos en el nuevo ciclo sub-20. Forma parte del grupo selectivo que entrena con la primera en la semana. Su referente en la actualidad es Ricardo “Kuki” Martins, quien le revela los secretos de la posición y cómo hacer los cambios de frente de cuarenta y sesenta metros. Observa por televisión a Arturo Vidal y a Casemiro, jugadores que hoy brillan en Europa y que se desempeñan en estadios por los que Nelson García espera hacer vida en unos años.

La voz del técnico. Para Henry Meléndez, director técnico de la Reserva de los “Rojos del Ávila”, Nelson García le aporta “mucho equilibrio, porque es muy capaz de dar el pase inicial, así como también de ser uno de los principales recuperadores. Por eso lo colocamos con un volante que tenga menores características defensivas y así nos da el equilibrio necesario en la mitad de la cancha”, explicó.

Pero además agregó: “Es uno de los más distintos hoy en el equipo, porque tiene la capacidad no solo de recuperar sino de pisar ambas áreas  y el que está a su lado es capaz de entender ese rol. Es capaz de hacer goles como el que hizo en Cocodrilos (en casa) ante Monagas. Por eso es que digo que es un chamo muy completo, que tiene una gran proyección y que ha ido creciendo enormemente en los últimos meses”, subrayó.

Por último, Meléndez considera que los aspectos del juego que le falta por aprender a Nelson García los adquirirá a medida que vaya disputando partidos y vaya desarrollándose como jugador. “Le falta pulir cosas de su posición, pero eso se lo va a dar el roce que tenga. Necesita evitar algunos recorridos innecesarios que realiza con los que queda muy lejos de su posición, por lo que lo termina desgastando de más; son cosas que las va a mejorar con el entendimiento del juego y eso simplemente ocurre con el pasar del tiempo”, concluyó.


recertification
fork lift recertification
forklift recertification