Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

tCHne4Nw

El éxito es una condición solamente alcanzable por unos pocos. Ser el campeón del país manteniendo un estilo y respetando las bases de un proyecto a largo plazo es un privilegio del cual el Caracas Fútbol Club hoy goza y disfruta. La obtención de la estrella 12 en su historial, acompañado por los títulos logrados en las categorías menores, consagra a la institución como la mejor organización deportiva en Venezuela.

El mensaje resultadista que alguna vez se dio en el pasado está equivocado. Son muy pocos los que ganan, es solo uno de veinte, pero mientras se transite el camino correcto y se mantenga un proyecto adecuado, haciendo la inversión necesaria en los lugares donde hay que hacerlas el éxito va a estar allí. No siempre vas a poder ganar, esa una realidad, pero cuando se hacen las cosas bien siempre vas a tener mayores probabilidades de alcanzar el éxito”, explicó Maurizio Lázzaro, asistente técnico de Noel Sanvicente en el primer equipo.

A nuestra llegada al club uno de los mensajes que se publicó en la prensa era que veníamos por la 12 y yo fui bastante crítico con ese mensaje porque el proyecto del Caracas no solo necesitaba un título, realmente necesitaba una reestructuración. Nosotros vinimos a rearmar el proyecto Caracas Fútbol Club junto con la directiva y la gerencia deportiva, pero era un error pensar que lo único que le hacía falta al Caracas era un título porque eso no es verdad. Le hacía falta cambiar para conseguir este título y no conseguir este título para cambiar. Esto lo entendimos nosotros, lo interiorizamos como cuerpo técnico con los jugadores, lo compartíamos con la gerencia pero era importante recalcar que quizás fue un mal mensaje que se dio al público al hacer creer que el Caracas solo necesitaba de un título. Es tan así que pasaron varios años para que el club ganara torneos en una categoría menor, y en los dos primeros años se salió campeón con la sub-18 y en este 2019 se quedó campeón con la sub-17 y con la Reserva”, resaltó.

Se reestructuró la Casa Club, se trajo un nuevo coordinador y nuevos cuerpos técnicos en las categorías menores. Se le dio importancia a las categorías inferiores, se llevaron a pretemporada a cuarenta jugadores quienes también trabajaron con el primer equipo durante el año, se habilitó un gimnasio nuevo, oficinas de análisis de jugadores y de rendimiento, en fin, elementos que sumaron para que se cumpliese el objetivo, el cual para algunos llegó un poquito tarde o para otros llegó un poco rápido”, agregó Lázzaro al enumerar todos los cambios que se han dado desde la llegada del cuerpo técnico que lidera Noel Sanvicente desde enero de 2017.

El inicio. “Nosotros en tres años desde que comenzamos este proyecto hemos logrado jugar dos finales. La primera ante Monagas la perdimos con un muy buen equipo. Teníamos una muy buena nómina y se perdió por un error puntual de local, el cual probablemente de no haber ocurrido la historia hubiese sido otra, por eso quiero recordarlo porque pareciera que este proyecto comenzó a ser competitivo desde ahora y no es así. Desde nuestra llegada en el Apertura 2017 tratamos de ser competitivos haciendo un recambio de jugadores en todas las líneas, lo cual sabemos no es un proceso a corto plazo, pero insistimos en ser competitivos desde el día uno, los jugadores lo tenían claro y jugar una liguilla es difícil porque cometer un error te cuesta mucho, y por ejemplo los goles de visitante se hace muy complicado manejarlos a nivel emocional”, señaló Lazzaro.

En esta oportunidad tuvimos la fortuna de hacernos fuertes para remontar resultados adversos; creo que es una de las cosas que nos habían costado en este proceso. Los jugadores estuvieron hasta el último minuto batallando, a pesar de algunos resultados adversos, por lo que estoy convencido que este fue nuestro torneo gracias a la fe que se tuvieron los jugadores y a los resultados que se dieron sobretodo como visitantes”, recalcó Lazzaro en contraste con lo que había sido los torneos anteriores. “Es un merecido título no solo para los jugadores sino para los directivos y para todos los que hacen vida en el club, quienes tenían muchos años trabajando para lograr esto y no se había conseguido. Hoy es un premio a esa constancia y a ese esfuerzo”, agregó.

¿En lo futbolístico cuál considera fue la principal fortaleza del equipo?

A pesar de ser jugadores jóvenes aprendieron a jugar estos partidos de ida y vuelta. La Sudamericana nos ayudó muchísimo, hicimos una excelente pretemporada en Colombia en la que pudimos darle minutos internacionales a jugadores como Anderson Contreras por ejemplo, algo que sabíamos sería importante para copas internacionales y para el torneo. Aprender a jugar esos partidos te da un plus, con jugadores que tienen una corta edad y una corta carrera pero les dimos la experiencia que hacía falta para jugar este tipo de encuentros. Aunado a eso tenemos futbolistas de jerarquía que acobijaron a este grupo de chamos que eran bastantes pero con mucho talento. Jugadores como Rubert Quijada, Bernardo Añor, Alain Baroja, Jesús Arrieta, Juan David Muriel y Ricardo Andreutti, por nombrar algunos, una mezcla no solo en la parte deportiva sino en la parte humana que dio como resultado un cumulo de futbolistas con hambre de ganar un título”, señaló.

¿Qué viene en el 2020?

Primero es importante reconocer el esfuerzo que está haciendo la directiva. Hace aproximadamente un mes tuvimos la primera reunión en la que tratamos de dejar en claro como queríamos rearmar el grupo de jugadores. Hay muchos a los cuales se les acaba contrato y nuestra intención es que a todos se les pueda renovar lo que sería nuestro mejor refuerzo, poder mantener esta plantilla que le dio mucho a la institución, ya que somos una familia, eso para nosotros es muy importante y así se lo comunicó Noel (Sanvicente) en esa reunión que tuvimos”.

Ahora bien, si existen algunos puestos en los que vamos a reforzar. Sin saber que íbamos a jugar la fase de grupos de la Copa Libertadores, que es un plus muy importante porque significa jugar con los campeones de América, es un torneo se tiene que afrontar de la mejor manera posible porque queremos tener como objetivo seguir siendo competitivos. Caracas ha estado acostumbrado a no solo jugar las copas internacionales sino a competir en ellas, y porque no, queremos darle una alegría a la ciudad que tanto le hace falta. Pero para eso tenemos que renovar a algunos jugadores claves de la plantilla y estamos moviéndonos en esto. Todo pasa por el departamento de scouting de jugadores, el departamento de análisis de vídeo que lo dirige Ricardo Hernández, en el que se hace un análisis para tratar de evitar errores, para así tratar de hacer una plantilla bastante profunda”.

Por último comentó: “Este año jugamos muchísimos partidos. Fuimos el equipo venezolano que más partidos jugó, sufrimos bastantes lesiones y la idea es que el año que viene en el  que vamos a disputar Copa Libertadores y los viajes son bastante largos tengamos una plantilla más profunda y así poder reforzar las posiciones que nos hacen falta. Noel es un técnico de bastante experiencia y confiamos en el apoyo de la directiva para poder confeccionar el mejor equipo posible, poder pelear todos los frentes y así mantener esa racha ganadora, la cual ya comenzó el pasado domingo con la estrella número 12 y como dice “Chita”, cuando uno gana hay que agarrarle el gustico y que sea el primero de muchos triunfos consecutivos”, concluyó.

EMQHIEPWwAc skq

La base. En su resumen, Maurizio Lazzaro mencionó al coordinador deportivo de las categorías menores, el argentino Jorge López, quien desde que llegó a comienzos de año instauró una metodología de trabajo que lo llevó al éxito con el campeonato obtenido por la sub-17, el título con la Reserva (primer club que obtiene este campeonato en este joven torneo) y el subcampeonato alcanzado por la sub-19.

Nos duele lo de la sub-19 porque era el objetivo principal de todo y no lo pudimos cumplir. Obviamente estamos contentos porque fue un año bastante bueno, y también es cierto que no se vivían tantas emociones en tanto tiempo”, analizó López tras su llegada de Barinas el pasado día sábado, sede de las finales de las categorías menores.

Si bien es cierto el Caracas Fútbol Club obtuvo dos títulos de forma consecutiva (2017 y 2018) con la categoría sub-18, con la llegada de López el Caracas reforzó y mejoró aspectos importantes de la metodología del trabajo que ya se venían ejecutando desde la llegada del cuerpo técnico liderado por Noel Sanvicente en enero de 2017. “Uno siempre tiene altas expectativas en los inicios y sabía que llegaba a un club grande con expectativas grandes. Afortunadamente lo logramos”, resaltó.

Lo que más me impactó cuando llegué es que habían muy buenos jugadores en todas las categorías. Y más allá de que en la sub-17 conseguimos el título y en la sub-19 casi lo logramos también, sostengo que la sub-15 no obtuvo el crédito que nosotros hubiésemos querido”, agregó.

Sobre la final que perdió la categoría sub-19 en los penales, López comentó: “Ciertamente perdimos ante un equipo fuerte (Academia Puerto Cabello), pero la artillería pesada la tuvimos toda afuera porque tras el partido de La Guaira nos quedamos sin Saúl Guarirapa, Manuel Sulbarán y Jeirel de Santis, quienes son tres jugadores claves para nosotros y la mayoría de los goles en el año los hicieron ellos tres. Tuvimos que jugar con chicos que lo hicieron muy bien, que para eso los entrenamos, pero hubiese sido diferente si los hubiésemos tenido a todos. No es excusa, se perdió bien ante un rival digno”.

Por último recalcó sobre el campeonato obtenido por la Reserva: “Nosotros entrenamos de la misma forma desde la Reserva hasta la sub-13, entonces la idea de esta metodología es esa, que el jugador que se encuentre en el club maneje los mismos conceptos en todas las categorías. En la Reserva se fueron los tres chicos (Henry Meléndez, Diego Rodríguez y Gabriel Amigo) quienes lo hicieron muy bien y no se sintió tanto su salida, o más bien no se sintió porque existe una metodología y una forma de jugar. Cualquiera de los técnicos que estuviese entrenando entendía lo que buscábamos, el qué y para qué, el cómo y cuándo, por lo que hay que rescatar ese trabajo, porque si bien es cierto lo hicieron bien los tres chicos los que llegaron mantuvieron el trabajo porque se mantuvo la metodología”, concluyó.

8. Celebración Caracas FC

Caracas Fútbol Club organizará los días 06, 07 y 08 de noviembre el primer evento de Gerencia Deportiva en alianza con el Centro Internacional de Actualización Profesional de la Universidad Católica Andrés Bello.

El mismo contará con los especialistas del club más ganador de Venezuela, quienes expondrán y desarrollarán su gestión en sus distintas áreas de trabajo, basados en la filosofía y valores que tiene la organización.

En cada uno de los tres días se profundizará en los distintos tópicos que componen la institución, comenzando el primer día por la Comunicación y el Mercadeo, al siguiente con la Gerencia Organizacional y por último la Gestión Técnica Deportiva, la cual contará con el cuerpo técnico del equipo de primera división encabezado por el entrenador Noel Sanvicente.

El seminario estará dirigido para personas que deseen especializarse en la industria del deporte, así como también gerentes, coordinadores y supervisores de entidades deportivas que deseen conocer la filosofía de trabajo del Caracas Fútbol Club, o estudiantes de los últimos semestres de Educación Física, Administración, Comunicación Social y Derecho.

Para mayor información sobre el evento e inscripciones se puede ingresar a www.ciap.com.ve o escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o puede comunicarse a los números telefónicos 0212-2664350 o 0212-2664390.

“El buen hijo siempre vuelve a casa”, reza un viejo refrán utilizado en tiempos bíblicos y que aplica en el caso de Rómulo Otero, volante ofensivo que salió del Caracas en la temporada 2014-2015 hacia el exterior y quien no pierde la oportunidad para reencontrarse con sus afectos, así como también entrenar en la cancha del Cocodrilos Sport Park.

 

Llegó al país el pasado sábado y no pasaron muchos días para volverse a vestir de corto y reencontrarse con su casa. “El domingo no había entrenamientos y las piernas me estaban picando para venir a entrenar; por eso estoy feliz de estar en mi casa con mis compañeros; obviamente muchos no han llegado porque están viajando, pero estoy ansioso porque lleguen para poder abrazarlos y saludarlos”, comentó de entrada Otero.

 

Desde el primer momento en el que subí las escaleras me pasó por la cabeza todo mi pasado en la institución; desde la sub-17, sub-20, segunda y profesional, la verdad que me siento feliz de estar nuevamente en Cocodrilos Sport Park, la cual siento que es parte de mí y de mi carrera. Hablé con el presidente, me dio la bienvenida y que me sintiese como en mi casa”, describió visiblemente emocionado.

 

La selección. Otero forma parte de la primera lista de 40 jugadores que dio el seleccionador nacional Rafael Dudamel para la Copa América de Brasil. “Estoy muy ilusionado por jugar la Copa. Es por eso que también me estoy entrenando, para mantenerme en ritmo competitivo y así estar apto por si quedo entre los 23 y sino estar ciento por ciento bien físicamente para reincorporarme a mi club en Brasil”, aseguró.

 

Con respecto a la llave que disputa el Caracas ante el Liverpool de Uruguay por la Conmebol Sudamericana, a Otero le quedó “una sensación amarga por la pérdida, pero al mismo tiempo sé que el equipo jugó muy bien y que le daremos vuelta a ese resultado. Estoy ansioso por verlos jugar nuevamente en el Olímpico; si no me llaman antes de la selección estaré allí el próximo martes en el estadio para apoyarlos”, concluyó.

En la mañana de este miércoles 23 de octubre se firmó un convenio entre la Organización Deportiva Cocodrilos y el Grupo Nueve Once que durará lo que resta de 2019 y todo el 2020, con el objetivo de potenciar el desarrollo de ambas instituciones, otorgándole especial énfasis a la salud de los futbolistas que pertenecen al Caracas Fútbol Club.

El grupo Nueve Once es una empresa dedicada al servicio de asistencia médica a nivel nacional, la cual se ha consolidado como una de las principales referencias en lo que respecta a los servicios de salud en Venezuela. Además cuenta con una estructura compuesta por expertos altamente calificados en logística y atención médica, en la que se contabilizan más de 2.000.000 de afiliados a nivel nacional.

El Caracas Fútbol Club estuvo representado por su gerente de mercadeo, Diego Salas, quien tuvo palabras de agradecimiento hacia el grupo Nueve Once por haber concretado esta alianza con el club más importante de fútbol del país.

La salud de nuestros jugadores está antes que todo, es por eso que nos enorgullece comenzar esta alianza con una empresa líder en asistencia médica a nivel nacional como el grupo Nueve Once”, resaltó Diego Salas.

Por el Grupo Nueve Once estuvo la directora de comercialización, Giselle Martínez, quien se mostró agradecida por realizar esta alianza con la Organización Deportiva Cocodrilos. “Estamos muy contentos de estar aquí con ustedes, porque nos interesa cuidar la salud de los venezolanos y, muy especialmente, la de nuestros deportistas”, expresó Martínez.

Por último expresó que espera “este sea el inicio de una alianza aún más extensa en beneficio del deporte en el país”.

Además de la directora de comercialización Giselle Martínez, estuvieron presentes en la firma por el grupo Nueve Once Juan Pablo Santaromita, Director General del grupo y Yasmely Trujillo, coordinadora comercial.

Recorte Diario Meridiano

Foto: Archivo Diaro Meridiano

La partida del director técnico Carlos Horacio Moreno (16-08-1948) en horas de la mañana de este lunes 13 de mayo conmocionó a todo el fútbol venezolano, en especial a la familia del Caracas Fútbol Club. Su paso por el equipo más ganador del balompié nacional entre los años 2000 y 2002 dejó dos títulos que marcaron un antes y un después en la historia de la institución avileña, primero la Copa República Bolivariana de Venezuela (17 de diciembre de 2000) y luego la quinta estrella en el escudo (27 de mayo de 2001).

El técnico argentino fue contratado por el doctor Guillermo Valentiner, presidente del Rojo, en julio de 2000, para suceder en el cargo al técnico Manuel Plasencia. De entrada le tocó remar en aguas complicadas, puesto que por trabajos en el campo del Estadio Nacional Brigido Iriarte, el club tuvo que disputar sus partidos de local en el estadio Giuseppe Antonelli de Maracay.

En ese primer semestre Moreno quedó líder del grupo centro oriental, compuesto por Italchacao, Carabobo, Mineros de Guayana, Deportivo Galicia, Atlético Monagas, Llaneros de Guanare y UD Lara, con 27 puntos, por lo que enfrentó en la final (formato de ida y vuelta) al Deportivo Táchira, equipo que lideró el grupo Occidental con 26 unidades.

Tras el sorteo celebrado en la Federación Venezolana de Fútbol, la ida se jugó en Maracay el domingo 10 de diciembre del 2000, un encuentro que se caracterizó por el buen manejo de pelota y exquisito fútbol del cuadro avileño, sello inconfundible de los equipos de Moreno, ante un conjunto rival muy experimentado que para la época era dirigido por Walter “Cata” Roque.

Caracas se adelantó a los 51 minutos con tanto de Héctor “Turbo” González a pase desde la banda derecha del “Mago” Stalin Rivas, mientras que a los 85' Jorge "El Zurdo" Rojas empalmó de cabeza un tiro libre cobrado por Rivas. En la agonía del encuentro, el brasileño Giovanni José Daniel marcó por Táchira a los 92 (2-1) para dejar en suspenso la final en la vuelta.

Ese día Moreno alineó a César Baena, Rafael Mea Vitali, Carlos García, José Manuel Rey, Jorge Rojas, Héctor González, Ederlei Pereira, Wuiswell Isea (Andrés Rouga, 72’), Luis Vera (Jesús Valiente, 47), Stalin Rivas y Alexander Rondón (Juan García, 80).

Vuelta olímpica en Pueblo Nuevo. El partido de vuelta de la final aún es recordado por toda la fanaticada del equipo. Marcó un antes y un después en la institución. Primero por cómo se le dio vuelta al marcador tras regresar de un dos a cero en contra y segundo por el incidente ocurrido tras la finalización del partido, recordado como la “quema del autobús”.

Táchira se adelantó a los once minutos con tanto marcado por el argentino Claudio Rivadero, quien también se encargó de anotar el segundo al 52. Tras los cambios realizados por Moreno el equipo reaccionó y consiguió el empate a dos.

Primero al 76' en un tiro de esquina cobrado por Rivas, el cual fue rematado de cabeza por el brasileño Ederlei Pereira. Con la llave empatada a goles parecía que se decidiría el campeón en penales, pero una maravillosa pared en el área de Alexander “Pequeño” Rondón y Stalin Rivas fue decisiva para el tanto del “Mago”.

“Con Rouga como lateral izquierdo pasamos a línea de cuatro, con lo que pudimos controlar a Giovanni Daniel, y cuando Táchira perdió la pelota, falló en su fútbol, perdió la pelota, se desesperó y perdió el horizonte; esa fue la clave para obtener el triunfo”, declaró el técnico argentino ese día al diario Meridiano.

Moreno alineó ese día a César Baena; Rafael Mea Vitali, Carlos García, José Manuel Rey, Jorge Rojas, Héctor González, Jesús Valiente (Juan García, 61), Wiswell Isea (Andrés Rouga, 46), Ederlei Pereira, Stalin Rivas y Alexander Rondón (Luis Márquez, 90+3).

La quinta estrella en el Brigido. En el Torneo Nacional (primer semestre del 2001), Caracas siguió jugando en Maracay a excepción del último partido ante Nacional Táchira, el cual lo pudo disputar en el Brigido Iriarte.

Solo Trujillanos, quien llegaba a la décimo octava jornada con dos puntos menos que el Rojo, podía arrebatarle el título a los dirigidos por Carlos Horacio Moreno, por lo que los jugadores decidieron resolver el encuentro desde temprano.

Con goles de John Jairo Reino (19’), Alexander Rondón (24’) y Rodrigo Riep (32’), el  Caracas de Carlos Horacio Moreno venció al Nacional Táchira que era dirigido por Carlos Restrepo. Un partido que tuvo varios significados, entre ellos el reencuentro del equipo con la afición capitalina, el retiro de César “Guacharaca” Baena del fútbol profesional, y la obtención de la quinta estrella en la historia del club, gesta que no se alcanzaba desde la temporada 1996-1997 con Pedro Febles.

Ese día Moreno colocó en cancha a César Baena (Javier Toyo, 83); Ceferino Bencomo (Carlos García, 78), Rafael Mea Vitali, José Manuel Rey, Ederlei Pereira, Luis Vera, Jorge Rojas, Stalin Rivas, Rodrigo Riep, Alexander Rondón (Héctor González, 65) y al colombiano John Jairo Reino.

Tras la consecución de la estrella, el profesor Moreno declaró para el periódico El Nacional lo siguiente: “Gracias al cielo se nos dio. Tuvimos la ayuda de mucha gente, desde el doctor Guillermo Valentiner hacia abajo. Fue un trabajo arduo, pensado y planificado, así que estoy muy contento y orgulloso de este grupo”.

Ese 27 de mayo de 2001 le agradeció al cielo por el título que consiguió con Caracas y casi 18 años después desde el cielo le tocará observar y analizar el fútbol como solo él sabía hacerlo. Con su metodología de trabajo dejó una huella imborrable en la historia del club y con su característico “sí señor” con el que asentía cuando estaba de acuerdo con algo será recordado por siempre.

Recorte Diario El Nacional

Foto: Archivo Diaro El Nacional 


recertification
fork lift recertification
forklift recertification